martes, 19 de julio de 2016

CUEVA DEL PINDAL, ACANTILADOS Y RUINAS DE SANTA MARIA DE TINA Y DE SAN EMETERIO (ASTURIAS)

Desde la aldea Asturiana de Pimiango se accede al enclave en donde se encuentra La Cueva del Pindal.

En un maravilloso entorno rodeado de acantilados en donde se une la montaña con el mar encontramos cerca de la cueva las ruinas de la Ermita de San Emeterio y las ruinas de la Tina.
En la cueva se encontraron en Asturias las primeras manifestaciones del arte paleolítico. Descubierta en 1908 está  incluida en los Bienes de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.
El acceso a la cueva es mediante visita guiada y es conveniente concertar cita previa. No están permitidas las fotos en su interior.
Desde la entrada a la cueva situada sobre el Cabo de San Emeterio se puede disfrutar de la espectacular vista de los acantilados.
En la punta del Cabo encontramos el faro que actualmente está en uso al igual que la vivienda pero sin acceso a visitantes.
El entorno de la cueva bien merece un paseo para poder disfrutar de los magníficos acantilados  y de las ruinas de los dos monasterios que encontramos en este enclave tan idílico.
Al acercarnos a la cueva nos encontramos con el centro de interpretación y allí mismo las ruinas que han sobrevivido en el tiempo de la Ermita de San Emeterio.
Por detrás de ellas comienza el paseo que nos lleva  a las ruinas del Monasterio Cisterciense de Santa María de Tina.

El paseo en si ya es una maravilla enclavado en un misterioso bosque que nos lleva a las ruinas  que hoy en día quedan de el con el mar a nuestros pies.
Una pequeña ruta en un enclave espectacular que nos lleva a hacer un recorrido por el pasado. 

 








Las fotos que contiene este Blog (rutasyviaje.net) tienen “Todos los derechos reservados” (©).