martes, 29 de noviembre de 2011

CUEVA DE LAS GUIXAS (HUESCA)

La cueva de las Güixas (de las Brujas) se encuentra situada en Villanua (Huesca) a los pies de Collarada una de las cumbres más impactantes del Pirineo.


La cueva recibe este nombre porque allí cuenta la Leyenda hacían sus aquelarres las brujas de la zona invocando al diablo. Una de las más conocidas fue Guirandana de Lay, de la que se ha encontrado documentación escrita, entre ellos su juicio. 



Fue juzgada y ajusticiada en 1461.
Acusada por diecisiete vecinos por mala, perversa,  ponzoñera y mujer de mala fama en Villanua y allí en donde había noticia de ella. Dicen que en el hogar que entraba siempre moría alguien.

En su juicio el fiscal solicitó como condena, que fuese quemada y que pagara las costas procesales, solicitándose el embargo de sus bienes para ello.



El 13 y el 14 de marzo de 1461 Guirandana fue interrogada por el lugarteniente de Jaca, ella negó todas las acusaciones y dijo que prometió por Dios proteger a las enfermas y en especial a tres de las que se la acusaba de matar, denunció en su interrogatorio a aquellas que la acompañaban en sus aquelarres y de que las pociones las hacían en casa de Graciana "La Gaya" y de Pelegrina y que el inductor de todas sus malas acciones era el diablo.
 El 24 de marzo se la vuelve a interrogar y ésta encomendó su alma a Dios y a la Virgen María. El fiscal ofreció tasación de cuentas que ascendieron a 83 sueldos, 4 dineros y 15 florines.


Guirandana pereció quemada en la ciudad de Jaca.
 La cueva de las Güixas puede ser visitada en un recorrido guiado. Se pueden contemplar diferentes formaciones de estalactitas y estalagmitas que se han ido creando desde el último periodo glacial. 
El acceso de la cueva se realiza por un camino un tanto abrupto pero pertenece al  Camino de Santiago y por ello debe ser mantenido así. Es por tanto una visita no apta para personas con movilidad reducida. 
                                          



Su interior recorrido por un rio impide en épocas de fuertes lluvias la visita a la cueva ya que se inunda completamente.
 





Uno de los vecinos de Villanua que actualmente tiene 80 años se vio atrapado en su juventud por una de estas crecidas y se tuvo que refugiar solo en la zona más alta de la cueva durante cinco días hasta que el nivel del agua bajo. Desde entonces no ha podido volver a entrar en la cueva. 



En el recorrió por la cueva en sus diferentes salas vamos encontrando:
El sifón que es donde nace el rio subterráneo que moldea la gruta, emite un “bramido” cuando va a entrar el agua a la cueva que lo hace de forma brusca inundándola con gran rapidez.
La Chimenea es una parte de la cueva en la que el techo cayó por su propio peso, abriendo un agujero al exterior. La leyenda cuenta que por este punto se reunían "Las Brujas" - "Guixas", entre los siglos XVII y XIX.


Los más viejos del pueblo, dicen, que las noches de luna llena, cuando las brujas se reunían para dar culto al diablo, se podían hasta llegar a oír las risas que salían desde dentro de la cueva. Y que la chimenea, la utilizaban para entrar y salir volando.


Otra leyenda dice que las mujeres del pueblo se conservaban jóvenes al tomar baños de luna desnudas las noches de luna llena en esta chimenea natural de la cueva.



Según avanzamos  por el interior la cueva se va ganado en altura hasta llegar su punto culminante, la sala llamada de la Catedral con 16 metros del techo al suelo.
Más adelante y después de subir por una escalera prácticamente vertical llegamos a las grutas de los murciélagos, lugar más cálido de la cueva y no accesible al público para preservar su hábitat.
Si realizáis la visita en verano revolotearan sobre vuestras cabezas sin reparos.
 


La llamada sala de verano es el punto de escape por el que se podría salir si la cueva de repente se inundara y nos encontráramos dentro.


Pero las güixas  y los murciélagos no son y han sido  los únicos habitantes de esta cueva sino que, hace ya 10.000 años los hombres del Neolítico vivían en estas salas, las mismas que sirvieron de guarida y almacén a muchos hombres que lucharon durante la Guerra Civil y que nos han dejado escrita en las paredes las huellas de su paso por allí.  


Ir al foro.